Cómo mantener a tus clientes en un centro de masajes

Uncategorized

Tanto si tienes tu propia consulta de masajes como si trabajas como masajista en un centro, es importante causar una buena primera impresión y luego mantenerla a lo largo de la sesión y después para poder mantener a tus clientes. 

Estos consejos te ayudarán a tener una buena impresión tanto para los clientes que vienen sólo una vez, como para los clientes que ves una vez a la semana. 

Estas ideas están pensadas para ser suplementarias, por supuesto, y no para reemplazar masajes relajantes consistentes y de calidad. Los clientes siempre deben ser tratados con un buen servicio, puntualidad y profesionalismo por los terapeutas de masaje.

Recepción / Zona de la sala de espera

Cuando llega un cliente, lo primero que debe sentir es la sensación de ser bienvenido a su consulta. El recepcionista debe apuntarlos, crearles ficha, ofrecerles algo de beber, y si no están listos para ser visitados inmediatamente, ofrecer al cliente un asiento en una sala de espera hasta el masaje. 

Los clientes deben estar cómodos en la sala de espera, debemos asegurarnos de que la sala de espera sea un lugar tranquilo para que los clientes estén cómodos antes de la sesión, pero de ninguna manera el cliente debe estar allí por un tiempo prolongado.

Una buena idea es mantener una mesa en la sala de espera con una jarra de agua fresca y vasos, para que el cliente pueda mantenerse hidratado antes del masaje. 

Los terapeutas deben proporcionar una variedad de revistas para la familia que sirvan tanto a hombres como a mujeres. Asegúrate de ir cambiando las revistas con frecuencia para que mientras esperas el masaje, los clientes no se vean obligados a leer el mismo contenido semana tras semana.

En la sala de masajes

Antes de saludar a un cliente, revisa cualquier nota sobre las preferencias musicales o la aversión a los aromas de cualquier masaje anterior.

Es posible que los clientes estén cansados de un CD específico, y es una buena idea hacer una pequeña nota sobre la música que escuchan durante cada sesión y revisar estas notas para asegurarse de que su selección de música se mantiene fresca, al igual que las revistas. 

Además, muchos masajistas queman velas o aceites perfumados en la sala de tratamiento. Asegúrate de preguntarle a su cliente periódicamente si le gusta o no el aroma, y si no le gusta, asegúrese de tomar nota de esto también.

Después de saludar y acompañar a su cliente a la sala de masajes, asegúrese de explicarle qué hacer con su ropa y zapatos antes del masaje. 

Mientras el cliente se desviste, asegúrate de tener sitios disponibles para guardar sus pertenencias personales. Los masajistas deben proporcionar al menos dos ganchos detrás de la puerta para abrigos y prendas de vestir y un pequeño contenedor para pertenencias personales como teléfonos celulares, relojes, joyas, etc. 

Cuando no se proporcionan estas comodidades durante un masaje, los clientes pueden sentirse frustrados por tener que doblar su ropa en una silla, o pueden sentirse incómodos por colgar su ropa en una puerta.

Después del masaje

Es lo más importante, ya que determinará si un cliente vuelve a recibir otro masaje relajante contigo o no, así que procura ser amable hasta el final, preocuparte por si le ha gustado el masaje, si se ha sentido cómodo, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *