Elegir una bandolera por cómo te queda

Uncategorized

Por lo general, elegir una bandolera suele hacerse en función del precio y de su aspecto: si nos caben más o menos cosas, si nos gusta el diseño, si el estampado lleva un motivo que nos gusta, si es de una marca determinada…

Lo cierto es que cada vez más personas optan por mochilas personalizadas, por lo que no podemos restar importancia, ni mucho menos, al atractivo de la mochila o de la bandolera -en este caso- a la hora de escoger.

Pero también hay muchas personas interesadas en su propio aspecto, en tener un look equilibrado, un estilo determinado, que no sabe que la bandolera escogida, al final, formará parte del propio look.

Por ello, tenemos una serie de consejos que aportar:

Una bandolera cambia tu tamaño

Si te miras al espejo con una determinada bandolera puesta, colgada del hombro, podrás ver lo siguiente:

  • Las bolsas más anchas aumentan el ancho de tus caderas. También aumentará el tamaño de un estómago lleno o unas nalgas llenas.
  • Las bolsas con correas extra largas para que la bolsa quede baja tienden a acortar las piernas.
  • ¡La combinación de una bolsa ancha con una correa larga te acorta y ensancha!

¿Cómo de ancha debe ser la bandolera?

Conoce la regla básica: es simplemente que tu bolsa no debe ser más ancha que el ancho de tu cuerpo visto desde un lado. Todavía puedes colocar mucho en una bolsa de este tamaño, ¡así que no te preocupes!

Cómo elegir la medida de la bandolera

Elige una bandolera con unas tiras resistentes y cómodas para tu hombro.

La medida ideal es el punto medio entre tus hombros y el suelo. Para saberlo bien, mírate en el espejo con la bandolera colgada. Si te gusta una con una correa muy larga, pero no permite ajustarse, llévalo a un profesional que pueda reparar este tipo de problemillas que no deberían echarnos atrás a la hora de comprar algo que nos gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *