moda y turismo

La moda y el turismo, una unión cada vez más habitual

Uncategorized

Dos mundos que aparentemente tienen poco en común están cada día más interrelacionados. En los últimos años no son pocos los grandes diseñadores que están invirtiendo en el sector turismo, sobre todo a través de la construcción de hoteles que llevan su mismo nombre.

Es una decisión inteligente. El poder de marca de estos inversores suele ser muy grande, por lo que al ofrecer un hotel con su nombre transmiten una gran confianza a sus clientes habituales. De algún modo, la decisión se basa en el mismo concepto por el que por ejemplo Lego o Ferrari abren parques temáticos por el mundo. En este sentido, estamos hablando de nombres, capaces de hacer grandes inversiones económicas si es necesario. Algunos de los más famosos hasta el momento son:

Giorgio Armani

hotel armani dubai

Dubai y Milán han sido los lugares escogidos hasta el momento por Giorgio Armani para erigir dos hoteles de lujo. El hotel de Dubai es particularmente famoso, ya que ocupa el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, con más de 800 m de altura. Todo va acorde con la experiencia que trata de vender una marca como Armani, donde la exclusividad siempre debe estar a la orden del día.

Bulgari

Fueron los primeros en esta moda. Tras levantar un hotel en Milán, posteriormente lo han hecho en capitales como Londres, Pekín, Moscú y también Dubai, siendo la marca de moda que más se ha internacionalizado hasta el momento en este sector.

Camper

Este un caso particularmente interesante, ya que hace referencia a una empresa española como Camper que además no ha pretendido invertir en hoteles de lujo como los casos explicados, sino en alojamientos que se identifican con su target comercial. La marca de calzado tiene un hotel en Barcelona y otro en Berlín, de 4 estrellas y dotados de mucho encanto.

Versace

Volvemos a una gran marca como Versace para hablar del fantástico hotel Palazzo Versace Goald Coast, en Australia. Un hotel de lujo superior, 6 estrellas, que vuelve a dar fe de la correlación la los puntos de valor de la marca y la vocación de los hoteles que construyen.

Todo ello sin olvidarnos de algunos hoteles que también han sido decorados por grandes y famosos modistos, como puede ser el Schlosshotel de Berlín, de la mano de Karl Lagersfeld, o el Hotel du Petit Moulin, obra de Christian Lacroix. Como puedes ver, si algún día quieres darte un capricho y buscar alternativas a los típicos hoteles en la playa, ya tienes alguna idea.

De este modo, queda patente que la relación entre la moda y el turismo es cada vez más notoria. Al final, son dos ámbitos que se interrelacionan como formas de entretenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *