empresa ecologia

Qué hacer para que tu empresa sea más ecológica

Uncategorized

Cuidar del medio ambiente puede parecer complicado cuando no es algo que ya estamos haciendo. Sin embargo, es fácil introducir una serie de pequeños cambios en nuestro día a día para conseguir que nuestra empresa sea un poco más verde. Son pequeñas acciones que construirán tu granito de arena para cambiar –y mejorar- el mundo. El secreto puede estar en cosas tan simples como tus sellos para empresas o el papel que utilizas para imprimir.

Auditoría energética

Si te has decidido a dar el paso, lo primero que puedes hacer para comenzar la transformación de tu empresa a una más eco-friendly es una auditoría energética. Te ayudará a detectar gastos de ineficiencia electricidad, y a reducirlos ampliamente. Por poner un ejemplo: si bajas la temperatura de la calefacción un solo grado, puedes llegar a reducir el gasto en un 3 por ciento.

Bombillas ecológicas

Las luces LED gastan mucho menos que las bombillas incandescentes o los tubos. Estas últimas pueden durar unas mil horas, mientras que las LED, unas 30.000. Lo cual se traduce en un ahorro del 70 por ciento del importe de la factura mensual.

Limpieza eco-friendly

En el mercado, se venden muchos productos químicos destinados a la limpieza que son perjudiciales para el medio ambiente. Evítalos y busca otros que te ayuden a protegerlo o que puedan frenar el impacto que tienen en el mismo.

Sellos para empresas adecuados

Escoger unos sellos de oficina ecológicos es otra buena opción. Algunas empresas especializadas los fabrican como ecológicos. Por ejemplo, se emplea en su fabricación un 65 por ciento de plástico reciclado, o se reduce notoriamente la energía de producción.

Como decíamos, pequeños actos que pueden cambiar el mundo.

Papel: poco, pero reciclado

En lugar de imprimir constantemente, guarda tus documentos en un servicio de almacenamiento en la nube, o bien, en tu ordenador. Puedes contar con copias en discos duros externos, para mayor seguridad.

En reuniones, puedes exponer tus gráficos en pantalla, mediante presentaciones en los programas en los que los hayas realizado.

Y, si por algún motivo, no te queda más remedio que imprimir, hazlo en papel reciclado. ¡Recuerda, además, aprovechar ambas caras del folio!