Tips para cuidar de telas vintage

Moda

Como sabe todo amante de las telas, las vintage son aquellas más difíciles de cuidar. La forma en que la tela se almacena, cuida, limpia y plancha determinará el valor y la facilidad de uso con el tiempo.

Sin embargo, muchos coleccionistas terminan tristes y decepcionados después de sacar del armario sus queridos tejidos y descubrir manchas irreparables o sedas caras que se rompen con mirarlas, entre otros.

Si almacenamos y cuidamos adecuadamente estas telas, su valor subirá con el paso del tiempo y las podremos utilizar para prendas de vestir, colchas, fundas… y todo lo que se nos ocurra. Porque la moda es cíclica, y lo vintage nunca está anticuado, por extraño que pueda sonar esto.

Debidamente almacenado y cuidado, el valor de las telas de la vendimia subirá con el tiempo y se puede utilizar para las prendas de vestir y los años que acolchan a partir de ahora.

Consejos para su cuidado

Cuando las telas vintage se almacenan correctamente, estamos invirtiendo. Para proteger su inversión, busca un buen lugar y dedícale un poco de esfuerzo.

  • Asegúrate de que los tejidos estén libres de polvo y limpia antes de guardarlos. Elimina el polvo de la tela con una aspiradora suave.
  • Almacena las telas a temperatura ambiente en un área oscura, como un armario.
  • Evita los lugares húmedos o calientes para tus telas.
  • Enrolla la tela; evita plegarla.
  • Si no te queda más remedio que plegarla, ábrelas de vez en cuando para evitar que el polvo se asiente en las arrugas.
  • No guardes tus tejidos en contacto con la madera; en su lugar, coloca muselina o toallitas entre la tela y la madera. Así, evitarás manchas indeseadas.
  • Evita las cajas y bolsas de plástico bien cerradas. La tela necesita circulación de aire para evitar la condensación y el crecimiento del moho.
  • Usa lavanda seca en vez de naftalina para repeler insectos de manera natural, sin productos químicos.

Con estos sencillos tips, podrás mantener tus telas y prendas vintage de la mejor manera posible. Además de ganar valor con el tiempo, podrás conservar piezas a las que tengas aprecio y de las que no quieres desprenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *